200px-grizzly_man_ver2

Ayer estaba vagando por una conocida tienda de música y películas cuando me topé con el dvd de “Grizzly man”, el último documental de Werner Herzog que logró tener una corrida comercial en las pantallas mexicanas.  Costaba sesenta pesos, rebajado sobre rebajas, con todo, nadie había tenido interés en comprarla. Recordé la versión de “Grizzly man”  que me eperaba en mi casa: una Criterion Collection  por la que pagué una suma inconmensurable de dinero y cuya posibilidad me hizo tan feliz que la consideré un ofertón.

“No me preocupan las leyes del mercado. No tienen mucho que ver con mi trabajo.” – leí a Herzog decir alguna vez – “El mercado es bueno. Está lleno de verdades empíricas. Inapelables.”

A propósito de esta anécdota frívola pero ilustrativa,  se los dejo aquí hablando, entre otras cosas, de “Grizly man”, Hollywood y  la verdad:

Imagen de previsualización de YouTube

Dejo también de pilón una escena que aunque no parezca viene al caso, si por ninguna otra cosa, porque es maravillosa. Herzog en  ”Julien Donkey-boy” de Harmony Korine:

Imagen de previsualización de YouTube