Imagen de previsualización de YouTube

Wadley

México, 2008

Dir. Matías Meyer

60 minutos

Desde el punto de vista cien por ciento cinematográfico, el cine independiente mexicano es el que está produciendo los proyectos más interesantes, de mayor búsqueda, de mayores alcances, tanto filosóficos como estéticos. En éste se inscribe la opera prima en el largometraje de Matías Meyer, egresado del Centro de Capacitación Cinematográfica, que antes había realizado, entro otros, los cortometrajes de ficción Verde (2006), su tesis para dicha escuela, y El pasajero (2004), uno de los más exitosos de ese año. Su segundo largometraje, El calambre, se encuentra actualmente en postproducción.

 

Wadley aparenta ser una historia banal sobre un tipo al que se le ocurre ir al desierto para meterse un peyotazo. Pero debajo de esa capa contemplativa, o quizá por ella misma, la película se convierte en algo más, en una mirada hacia el interior, hacia las razones de un personaje de 30 años (que Leonardo Ortizgris y su director saben llevar con eficacia y economía de recursos) en el medio de la nada que significa ese escenario, con un final además explosivo y metafórico (como buen viaje de peyote).

 

Por otro lado, se trata de un nuevo esfuerzo de la distribuidora emergente Interior13Cine, independiente a más no poder. De gran valor, a este proyecto lo que le sobran son ganas de apostar por el otro cine, el que no llega normalmente a las pantallas, el que sólo van a ver unos cuantos (paréntesis a todos aquellos que se quejaron con los Arieles: en lugar de cuestionar desde posiciones cómodas, apoyen y atrévanse a ver de todo). Pero como ya lo han demostrado esfuerzos tan loables como el FICCO original (no confundir con el nuevo, que ya recibió el paquete súper desarrollado y armadito por sus verdaderos creadores), no importa tanto si meten 500 o 200,000 espectadores (que tampoco estaría nada mal). En este caso más que en cualquier otro, la intención lo vale todo.

 

Sala José Revueltas del Centro Cultural Universitario. Del 22 al 31 de mayo.

Próximamente en Lumiere Reforma y Cinemanía Plaza Loreto.